Ay Sydney, cómo me gustó. Hace ya un par de semanitas que volví y me pareció una de las ciudades más completas en las que he estado: ocio, naturaleza, bonitas vistas y muchas cosas para hacer. Nosotros estuvimos de jueves a lunes, días completos 4, y creo que nuestro itinerario fue bastante completo al menos por lo imprescindible. Por supuesto, siempre quedan cosas ya que en tan pocos días es imposible recorrer cada rincón de una ciudad, y una vez pasa hay cosas que cambiaría, pero me gustó mucho cómo lo hicimos. Hoy te cuento nuestro viaje, qué hacer en Sydney en 4 días, o al menos nuestro itinerario, y te dejo el mapa de lo que hicimos nosotros. Alguna recomendación también te dejo, ¡así que lee hasta el final! 🙂

Itinerario por Sydney de 4 días

Nosotros dividimos Sydney por zonas y dedicamos cada día a una de ellas. Uno de los días lo dedicamos a Blue Mountains, uno de los parques nacionales más visitados del Estado de Nueva Gales. Aquí te dejo el mapa por días.

Transporte en Sydney

En Sydney te puedes mover en tranvía, autobús o ferry y la tarjeta Opal de transporte sirve para todos ellos. Cuesta 10 dólares y le puedes meter dinero que una vez te vayas, puedes reclamar y te lo devuelven en unas semanas. Además, los 10$ que cuesta, cuentan como saldo. Yo la compré en la estación Central de tren, pero la puedes comprar en muchas tiendas por el centro.

Una cosa muy buena del transporte en esta ciudad es que hay un tope diario. Es decir, de lunes a viernes no te cobrarán más de 16,10$ , así si durante un día gastas esta cantidad, los viajes que hagas después te saldrán gratis. Los fines de semana el tope diario es la mitad, o sea que hagas los viajes que hagas, no te cobrarán más de 8$ en total un sábado o un domingo. Esto es un puntazo, porque puedes dedicar el día a coger todos los ferrys que quieras y recorrer cada rincón de la ciudad sin dejarte un riñón.

Día 1: Imprescindibles de Sydney

El primer día fue una paliza pero es que a mí me gusta patear, y prácticamente vimos lo imprescindible de Sydney. Nos alojábamos en el hostal Sydney Central Inn, que no es que fuese un lujo, pero estaba súper bien ubicado (en el barrio chino) y muy bien de precio.

Memorial de Anzac

Llegamos el 25 de abril, que si has leído mi blog últimamente, sabrás que era el día de Anzac (y si no pues ahí te lo dejo para que le eches un ojo). El caso es que nuestro hostal estaba muy cerquita del Memorial, así que nada más salir temprano por la mañana, nos acercamos a ver el desfile y el memorial por dentro.

memorial anzac sydney

Hyde Park

Este memorial está a la entrada de Hyde Park, por lo que atravesamos este parque que es uno de los pulmones de la ciudad. Son 16 hectáreas, y el parque público más antiguo de Australia.

hyde park sydney

Catedral de Santa María

Religiosa poco, pero que me gusta a mí la arquitectura de una iglesia. No te voy a mentir, el primer día nos la pasamos de largo sin querer y el último volvimos a verla porque no nos la queríamos perder. A veces viajera informada, otras despistada.

En fin, que la catedral es impresionante y está dedicada a la Patrona de Australia, por lo que es el Santuario Nacional Católico del país, y tiene el título de basílica menor. Es la iglesia más grande de Australia (aunque no la más alta). Se empezó a construir en 1821 y fue la historia de nunca acabar porque hubo hasta 2 incendios que la destrozaron mientras la hacían. La cripta la terminaron en 1961 pero es que las torres no las acabaron hasta el año 2000. Vamos, que esta catedral es de antes de ayer.

Me llamó mucho la atención lo reciente que es su historia, como todo en Australia, pero es que, ¿alguna vez habías visto la imagen de una virgen tan moderna? ¡Si parece una foto!

Royal Botanic Garden

Desde la Catedral hasta el jardín botánico caminando, solo hay unos 15 minutos andando. Además, por el camino pasarás por la Biblioteca estatal de Nueva Gales y por el hospital de Sydney. Que así como curiosidad, es el edificio público más antiguo de Sydney, todavía se mantiene como se construyó.

Una vez en el jardín botánico, te llevará el tiempo que quieras dedicarle. Son 30 hectáreas de parque, declarado Patrimonio de la Humanidad.

Opera House

Una vez pases el jardín botánico y a escasos metros, te encontrarás de frente con la famosa Ópera de Sydney, lo más icónico de la ciudad. Me esperaba muchísima más gente a los pies del edificio pero no. De frente decepciona un poco, no me la esperaba así. Son varios edificios separados, cosa que de frente se ve pero de lado parece uno solo.

opera house sydney

Depende de la perspectiva cambia bastante el edificio, y por suerte, se ve desde bastantes puntos de la ciudad.

opera house

Hay tours guiados para verla por dentro todos los días y los tickets cuestan 45$ (35$ para estudiantes). Están disponibles en prácticamente todos los idiomas principales pero no todos los horarios. No nos dio tiempo y me quedé con las ganas, yo creo que merece la pena entrar. Puedes comprar las entradas en la web oficial de Opera House.

Opera Bar y Circular Quay

Caminando desde la Opera a Circular Quay hay muy buen ambiente. Este día el bar de la Opera estaba a reventar, era el día de Anzac y festivo. Estaba la terraza llena de gente tomando algo y parecía España. Típico aperitivo antes de comer. Las vistas desde este punto son muy bonitas, dejando la Ópera a un lado y el famoso puente de Sydney al otro.

Circular Quay es el punto desde el que salen todos los barcos de Sydney, que es el principal medio de transporte. Justo enfrente del puerto, hay una plaza donde hacen espectáculos callejeros. No puede faltar en una gran ciudad una zona con este tipo de cosas. Nosotros aprovechamos para comer cualquier cosa por esta zona, hay varios restaurantes de comida rápida (era imposible sentarse a comer en ningún sitio un día como este).

The Rocks

Después de comer nuestra idea era ir paseando por el puente hasta Luna Park, pero nuestros planes se retrasaron un poco…porque nos encontramos una verbena en medio del barrio de The Rocks. Esta es una zona llena de ambiente, bares, pubs y gente en la calle. Siendo el día de Anzac, habían escenarios con música en directo y hasta una charanga tocando. Muy buen ambiente, yo me sentí un poco en las fiestas de mi pueblo.

Es poco probable que pilles este día, pero es buen sitio para acercarse a tomar algo después de comer antes de seguir con la ruta turística.

Después de tomarnos una (o dos), seguimos con nuestro itinerario por Sydney.

Observatorio Hill Park

Este parque está justo antes de subir a la zona superior del puente, y es el sitio perfecto para tener una panorámica de la ciudad. Si vas más días, es uno de los mejores sitios para ver atardecer, y mucha gente viene aquí a hacer picnics. La verdad es que las vistas son una pasada.

qué hacer en sydney en 4 días

Harbour Bridge

Harbour Bridge, el otro icono de la ciudad, une el CBD (el distrito de negocios) con la costa norte de Sydney. Fue inaugurado en 1932 y es el décimo puente de arco más largo del mundo (y es largo de verdad eh, madre mía la caminata para cruzar de un lado a otro), y el puente de acero de arco más alto (tiene 134 metros desde la cima hasta el nivel del agua).

Caminando por la parte de arriba hace bastante aire y frío (si no vas en verano), y casi nos congelamos así que no cometas nuestros errores y piensa en esto. Las vistas desde el puente también me encantaron, se puede ver toda la zona de la ópera y los barrios de alrededor.

Luna Park

Escribí el otro día un artículo contándote más de Luna Park, el parque de atracciones de Sydney, pero así en resumen: qué bonito. Se trata de un parque de atracciones con una decoración preciosa, como vintage. Pocas atracciones pero suficientes para dar una vuelta y hacer un plan distinto.

Además, si vas al atardecer, verás el cambio de iluminación del parque y el cielo desde este punto sobre la ópera y el puente es precioso con la puesta de sol.

atardecer en sydney

Después de visitar Luna Park, volvimos caminando a nuestro hostel otra vez sobre el puente, y pudimos ver esta vez la ópera de noche.

Cenamos por el barrio chino que es donde nos alojábamos, y hay un montón de opciones de todos los tipos. Una paliza, porque no sé cuántos kilómetros anduvimos este día, pero mereció la pena y muy bien aprovechado.

Día 2: Bondi Beach y atardecer en Queens Beach

El segundo día nos fuimos al barrio de Bondi a conocer la famosa playa de Bondi Beach. No es solamente una playa, puedes hacer un montón de cosas, desde recorrer la pasarela de madera que bordea la costa, como bañarte en una piscina al borde del mar. Te dejo un artículo con cosas para hacer en Bondi.

qué hacer en bondi beach

Desde aquí, nosotros decidimos irnos a otro punto a ver atardecer que habíamos leído y que sin ninguna duda, mereció la pena. Desde Bondi Beach cogimos el autobús B380 hasta el barrio de Vaucluse, a unos 30 minutos. Callejeamos por este barrio residencial de casas que no bajaban del millón de dólares hasta un supermercado y compramos merienda para hacer un picnic. De ahí nos fuimos caminando hasta la Reserva de Hermitage Forestshore, que está muy cerquita y lo atravesamos hasta llegar a Queens Beach. De verdad que fue uno de los mejores momentos del viaje.

Es una playa que tendrá como mucho 30 metros de larga, donde estábamos solos y donde se veía toda la ciudad con un cielo espectacular. Además, si eres un poco fan de Disney, reconocerás perfectamente el paisaje porque es el punto exacto desde donde salen Nemo y Dory en Buscando a Nemo.

Día 3: Blue Mountains

El tercer día quisimos ser aventureros intrépidos y nos fuimos al Parque Nacional de Blue Mountains. A ver, es bonito, pero para mi gusto si tienes pocos días, no merece la pena porque está demasiado lejos y se te van muchas horas en transporte. Te cuento aquí un poco más de cómo llegar, qué ver en Blue Mountains y mi opinión.

blue mountains

Cuando volvimos de Blue Mountains aprovechamos para conocer la noche de la ciudad y salimos de fiesta por King Cross. De salir un día, creíamos que era este.

Día 4: Manly

Manly pertenece a Sydney, pero es como un pueblecito a media hora en ferry de la ciudad. Merece muchísimo la pena, a mí me gustó mucho y le dedicamos prácticamente todo el día. Sin prisas y disfrutando.

Estuvimos en la playa, comimos rico, paseamos por las pasarelas costeras y nos quedamos con las ganas de hacer snorkel en la Reserva Acuática de Manly. Te cuento más aquí sobre qué hacer en Manly.

manly beach que hacer

Ya te cuento en el artículo, pero a la vuelta de Manly vi uno de los mejores atardeceres que he visto a la fecha. Una vez en la ciudad y no me preguntes por qué, empezaron fuegos artificiales que pudimos ver sobre la ópera. Me daba pena no ver esta escena al no haber estado aquí en fin de año, pero este momento me hizo quitarme un poco la espinita.

Para despedirnos de la ciudad, nos fuimos a tomar algo a un rooftop o una azotea de toda la vida vaya, y pusimos el broche final al viaje.

Un último consejito, si pretendes pasar la noche en el aeropuerto por cualquier motivo, no lo hagas. Resulta que el aeropuerto de Sydney cierra por la noche y no abre hasta las 4 a.m. Teníamos el vuelo tan temprano que pensamos ir tarde la noche anterior y esperar ahí directamente y bueno, digamos que nos reímos un rato mientras pasamos frío durante algunas horillas. Anécdotas viajeras.

Sydney es una ciudad que tiene que estar en un viaje a Australia. Vaya, te gusten las grandes ciudades o no, es un imprescindible. ¿Cómo vas a venir a Australia y no vas a ver Sydney? A mí personalmente me gustó mucho. El ambiente de la calle, la gente, la arquitectura, los paisajes, el azul del mar de esta zona y la cantidad de planes para hacer. Espero que mi itinerario de Sydney en 4 días te sirva, y si no vas a ir, por lo menos que te haya entretenido. ¡Hasta la próxima!

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Donde me lleven los aviones. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Tienes derecho a acceder, rectificar y cancelar los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.